¿Qué es y cómo funciona la gestión energética en el hogar?

La gestión energética residencial, a través de la eficiencia, es de suma importancia para el futuro del desarrollo sostenible y del ahorro tanto energético, como económico de las familias. Veremos, a través de este artículo, en qué consiste ser eficientes y cuáles son las mejores herramientas y soluciones a nuestro alcance para lograrlo.

gestion-energetica-hogar

¿Qué es la eficiencia energética?

Podemos decir que la eficiencia energética consiste en un uso óptimo de la energía. Es decir, que con un menor consumo y con menos recursos y costes, podamos obtener los mismos resultados.

La eficiencia energética tiene como principal objetivo proteger el medio ambiente a través de la reducción de la intensidad energética y habituando al usuario a consumir exclusivamente lo necesario.

En el hogar, se traduce en qué, cuanto más eficiente sea nuestra gestión de la energía, menor será nuestro gasto energético, económico y nuestra huella de carbono.

Cómo mejorar la nuestra gestión energética

Vamos a examinar las medidas que pueden ayudar a mejorar la eficiencia energética del sector residencial desde un punto de vista más o menos convencional.

Mejoras convencionales en términos de eficiencia energética

Los propietarios e inquilinos de las viviendas pueden aumentar la eficiencia energética de sus hogares y reducir sus costes en la factura de la luz, aplicando las siguientes medidas:

  • Instalación de aislamiento térmico.
  • Renovación de sistemas de calefacción y climatización.
  • Cambio de electrodomésticos por otros más eficientes.
  • Sustitución de las bombillas convencionales por LED.

Mejoras avanzadas en la gestión energética residencial

Vamos a centrarnos en dos tipos de tecnologías que contribuyen a una mejor gestión de la energía, gracias a su alto nivel de eficiencia y al uso de fuentes de energía naturales.

Bombas de calor

La aerotermia es una tecnología que aprovecha la energía del aire para alimentar la calefacción y los sistemas de climatización de los hogares. El concepto que rige este tipo de tecnología es el siguiente: la energía del aire ni se crea ni se destruye, tan solo se transforma y se aprovecha.

Mediante el uso de bombas de calor, la aerotermia, puede extraer calor del aire exterior en invierno y transferirlo al interior de la vivienda para alimentar la calefacción. En verano, el proceso se invierte, se extrae el calor del interior del aire y se expulsa al exterior para poder refrigerar la casa. Esto permite reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono asociadas.

Calderas de Condensación

Las calderas de condensación son capaces de recuperar el calor que se escapa por los humos como vapor de agua en las calderas convencionales, para devolverlo al sistema y así reducir el consumo de gas y generar menos CO₂.

Este tipo de calderas están consideradas como unas de las más eficientes del mercado, puesto que:

  • Alcanzan un 100% de rendimiento sobre el poder calorífico superior aportado por la condensación
  • Suponen un claro ahorro energético (25-30% en el consumo de energía) y económico.
  • Reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO₂).

Generación de energía renovable en el hogar

Optar por las energías renovables a través del autoconsumo está directamente ligado a una óptima eficiencia energética.

Energía Solar: una opción rentable y eficiente

La energía solar, a través del autoconsumo, es una de las formas más populares de generar energía renovable en el hogar.

Gracias a la instalación de paneles solares en el tejado, los propietarios pueden aprovechar la luz del sol para generar electricidad y reducir su dependencia de la red eléctrica convencional.

Existen, también, los conocidos como sistemas de energía solar térmica, que utilizan la energía del Sol para producir calor que puede aprovecharse para cocinar alimentos, o para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico.

Sistemas Drain-back

El sistema Drain-back es un nuevo método, para uso doméstico, de captación de energía solar térmica, que utiliza un tanque de almacenamiento de agua y una bomba para hacer circular el líquido calo-portador a través de las placas solares.

Cuando el calor no es necesario, el líquido en su interior es drenado y almacenado en el tanque. Esto ayuda a evitar el sobrecalentamiento y prolonga la vida útil de los paneles solares, por lo que supone una clara mejora en lo que a eficiencia y gestión energética se refiere.

Herramientas y dispositivos de monitorización energética

Por último, tenemos que hablar del uso de herramientas y dispositivos de monitorización energética y de su importancia en la gestión de la energía en el ámbito doméstico.

Se trata de usar sensores y/o dispositivos de medición que proporcionen una información en tiempo real sobre el consumo de energía, ayudando al propio consumidor a identificar potenciales oportunidades de ahorro, localizar posibles anomalías y elaborar estrategias fundadas para optimizar el consumo energético.

Son herramientas realmente útiles, ya que juegan un papel crucial en el mantenimiento de la calidad del servicio eléctrico residencial.

Podemos concluir incidiendo en la importancia primordial de la gestión energética residencial, clave para reducir el consumo de energía a través del uso de sistemas más eficientes, que se sustentan en fuentes de energía renovables.

Gracias a la buena gestión energética, los consumidores podemos contribuir a la lucha contra el cambio climático a la vez que conseguimos reducir nuestra factura de energía.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *