¿Cuáles son las prácticas sostenibles para los hogares?

La búsqueda de la sostenibilidad se ha vuelto una constante para luchar contra el cambio climático. La adopción de prácticas más sostenibles y de consumo eficiente en los hogares es clave para lograr los objetivos de transición energética colectivos, pero también son una oportunidad para mejorar la calidad de vida y la independencia energética de los mismos. 

A través de este artículo vamos a explorar las distintas prácticas energéticas a implementar en los hogares para mejorar su sostenibilidad y fomentar el ahorro.

practicas-sostenibles

Prácticas de eficiencia energética en el hogar

Trabajar por la eficiencia energética es un pilar básico para lograr convertir los hogares en lugares sostenibles. La idea principal es la de economizar energía y dinero sin sacrificar el bienestar de las familias. Veamos algunas de las mejores prácticas sostenibles para lograr la eficiencia energética en tu hogar.

Pásate a la iluminación LED

Está demostrado que cambiar tus antiguas bombillas incandescentes o halógenas por  bombillas LED puede suponer un ahorro en tu factura de alrededor del 20%

Este tipo de bombillas generan la misma luminosidad que las tradicionales pero con un menor consumo energético. Además, su vida útil es mucho mayor que la de las bombillas tradicionales.

Aislamiento de ventanas y puertas

Mejorar el aislamiento de tu vivienda es realmente importante para gestionar el consumo energético de tu hogar y lograr el tan ansiado confort térmico.

Un buen aislamiento térmico en puertas y ventanas ayudará a mantener el calor en los meses de invierno y en aquellas viviendas que se utilicen sistemas de refrigeración, mantendrán una temperatura agradable en verano.

Gracias a los sistemas de aislamiento podemos evitar la aparición de humedades y otros problemas que pueden causar enfermedades respiratorias a las personas. Emitiremos, además, menos emisiones contaminantes al gastar menos electricidad, gas o cualquier otra fuente de energía.

Termostatos programables

La instalación de termostatos programables contribuirá a una mejor gestión de la energía al ajustar automáticamente la temperatura según la hora del día y las preferencias del usuario.

Se estima que los termostatos pueden ayudar a ahorrar hasta un 30% en energía gracias a tres factores de uso:

  • Programación horaria.
  • Algoritmos de eficiencia.
  • Modos de ahorro.

Además de ser claves en la reducción de costes energéticos, son un método eficaz para la descarbonización de los hogares.

Apostar por las energías renovables en el hogar

Además de intentar ser más eficientes, otra forma de promover la sostenibilidad energética en los hogares es a través del aprovechamiento de las energías renovables. Su uso es clave en la lucha contra la emisión de gases de efecto invernadero y la descarbonización de la energía.

Energía Solar

Se trata de una de las opciones más comunes para el autoconsumo y de las más asequibles. 

A través de la instalación de paneles solares fotovoltaicos en el techo de la vivienda, podemos generar nuestra propia electricidad limpia y reducir, así, la dependencia de la red eléctrica convencional. 

Esto se traduce en un menor coste energético en el hogar y un importante ahorro en la factura.

Aerotermia

Instalar bombas de calor en el hogar es una práctica sostenible altamente recomendable, tanto por el ahorro energético que supone, como por el económico.

Al hablar de aerotermia, nos referimos a la energía del aire, una fuente inagotable. 

A través de las bombas de calor, esta energía es aprovechada para alimentar los sistemas de agua caliente, de calefacción o incluso de refrigeración de la vivienda.

Es una tecnología 100% sostenible que, ya que al no ser generada por combustión material, no genera residuos ni partículas y, por tanto, no emite CO₂.

Energía Geotérmica

Por último hablaremos de la energía geotérmica, una de las grandes desconocidas.

El origen de esta energía está en el aprovechamiento del calor de la Tierra para su uso en sistemas de climatización.

El calor generado por la desintegración del material radiactivo, que existe debajo de la superficie, es recogido por una bomba y conducido por tuberías, generando procesos de convección. 

Los mayores atractivos de este tipo de energía radican en el ahorro y la independencia energética que proporciona a los hogares. Es una solución limpia, una fuente de energía inagotable que contribuye a la sostenibilidad de las viviendas.

La gestión inteligente de la energía

La digitalización y automatización de los sistemas de control energético, se ha convertido en algo crucial a la hora de llevar a cabo prácticas sostenibles en los hogares.

¿Qué son los Sistemas de Gestión energética?

Un sistema de gestión energética (SGE) es una plataforma tecnológica que ha sido diseñada para hacer una gestionar de manera eficiente el consumo de energía en los hogares.

Gracias a la integración de sensores, dispositivos inteligentes y el software adecuado en la vivienda, los SGE pueden monitorizar el uso de la energía en tiempo real para así poder determinar cuáles son las áreas de mejora y las acciones a llevar a cabo para mejorar la eficiencia energética. 

Esto tiene un beneficio importante a la hora de mejorar la sostenibilidad de los hogares y reducir la huella de carbono que estos generan.

¿Cómo funcionan los Sistemas de Gestión energética?

Los SGE recopilan, analizan y actúan sobre los datos e informaciones recogidas a través de:

  • La monitorización y recopilación de datos: se usan sensores para recopilar datos sobre electricidad, gas y otros recursos energéticos.
  • El análisis y diagnóstico: gracias a un software especializado analiza los datos para identificar patrones y áreas de ineficiencia.
  • Las acciones correctivas y de optimización: se implementan ajustes automáticos y se programan horarios eficientes.

La domótica y la tecnología inteligente: estos sistemas tienen la capacidad para aprender y adaptarse para maximizar el ahorro energético.

Educación y Concienciación

Actualmente, aproximadamente el 75% del parque inmobiliario de la Unión Europea es ineficiente desde el punto de vista energético. Eso significa que gran parte de la energía que consumimos se malgasta.

Por ello, la educación y la concienciación juegan un papel fundamental en el objetivo de alcanzar la sostenibilidad energética en el hogar. Sensibilizar a los consumidores a través de campañas que informen sobre la importancia de las buenas prácticas de eficiencia energética y de las consecuencias positivas que estas tienen, tanto para el medio ambiente, como para su ahorro personal, es clave para lograr un futuro más sostenible.

Además de esto, los programas de incentivos gubernamentales y las subvenciones para la instalación de tecnologías sostenibles pueden hacer que estas opciones sean más accesibles y atractivas para los hogares.

En definitiva, existe una amplia gama de medidas que los hogares pueden implementar para contribuir a un futuro más sostenible. Al tomar medidas concretas en nuestros hogares, podemos desempeñar un papel activo en la lucha contra el cambio climático y en la descarbonización de la energía.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *